jueves, 10 de agosto de 2017

Trozos de papel

Ayer me pasé barriendo
los rincones de mi alcoba
poco a poco fui arrancando
pelos sueltos en la escoba.
El afán que yo tenía
no era solo el de limpiar,
la fuerza que me movía
era tratar de olvidar.
Olvidarme los dolores,
los golpes tambien las penas.
Recogiendo sin sabores
y llantos sobre la arena.
Trozos sueltos de papel
que alguien escribió un día
Deslumbrando en oropel
el odio que le invadía.
Poco a poco me hago adicto
a esto de la limpieza
porque el hombre es el convicto
tan solo cuando hay pereza.
Limpiando voy aprendiendo
y ejercitandome un rato
si escoba en mano barriendo
voy reescribiendo el relato. 

Autor Ricardo Pico

viernes, 14 de julio de 2017

"La metáfora del dolor"

Si las hojas que ruedan por el suelo pudieran hablar,
todas en potente coro nos indicarían
que al sentir el golpe si suelen llorar.


Si las hojas que van por el suelo pudieran hablar
le darían al mundo la mejor historia
que nadie en la vida nos podrá contar..

Si las hojas que ruedan y ruedan pudieran hablar
revelarian los llantos de aquel que duerme desnudo
y que solo ellas suelen abrigar.

Si las hojas que van por el suelo pudieran hablar
nos enseňarian lo facil que es volver al sendero
del que el tormentoso viento nos logró apartar.

Si las hojas que bailan al viento pudieran hablar
nos dirían que hay vida más allá del árbol que nos cobijó
y que de repente no estará jamás.

Si las hojas que barren el suelo pudieran hablar
nos darían la fuerza para ver al frente
buscando el futuro sin mirar atrás.

Autor Ricardo Picó Mora

viernes, 7 de julio de 2017

TERTULIA POETICA EN LA SEDE UNIVERSITARIA DE ALICANTE



El día de ayer estuve invitado por el Grupo Literario Auca de las Letras al homenaje que éste ofreció al poeta Miguel Hernández en la Sede Universitaria de Alicante. Allí pude compartir con los presentes uno de mis poemas, el mismo que ha sido incluido por dicho grupo cultural en el ultimo numero de su revista. Gracias por la invitacion.

                                                             Notas a Miguel Hernández

El rayo que no cesa fue tu obra más sublime,

dejasteis huellas eternas
al plasmar en esos versos
tus dolores más terribles.

De un carnívoro cuchillo nos hablaste, 
nos enseñaste con tus letras las heridas
que las penas, los dolores y una huida
causaron en tu piel y en tu vida.

Del llanto inmenso en tu alma
por haber perdido a tu hijo querido.

Ropas con olores, paños con aromas,
luchas sin calores, sábanas sin sombras.

Todo lo plasmaste en el cancionero
aquél que escribiste como un romancero.

Cantos al mundo nos das
a pesar que ya no estás.

Y cuando leemos tus versos
comprendemos tu valor
para superar las penurias, 
los llantos y tu dolor.

Un canalla y asesino intento acallar tu voz
encerrándote en la cárcel donde te mató el pesar.

De soldado con valor y señor de la cultura
a víctima de un tirano que se endiosó en tu tortura.

Mas sólo encerró tu cuerpo,
pues tu talento inmortal
cual el ave de los cielos en recorrido triunfal
hoy surca horizontes vivos para combatir el mal

Donde poetas y actores, 
pueblo llano y escritores
rememoran tus dolores 
y todos tus sinsabores.

Eres ejemplo de vida y del poeta ideal,
de aquél que cuenta las cosas
sean espinas o sean rosas.

Con esta pluma Miguel te revelaré un secreto:
todavía en estos tiempos hay lobos enfurecidos,
que bajo la piel del cordero permanecen escondidos.

minimizan al poeta para silenciar su voz,
para que esconda su pluma 
ante el acto mas atroz.

Autor:Ricardo Picó Mora